DE DONDE VENDRÁN LAS BALAS.

Un total de 156 líderes sociales y defensores de derechos humanos fueron asesinados en los últimos catorce meses en Colombia, según informes de la defensoría del pueblo.

La cifra está en el informe “Violencia y amenazas contra los líderes sociales y los defensores de derechos Humanos”, que fue presentado por el defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, además de 33 atentados y 27 agresiones.

Las víctimas mencionadas por la Defensoría, son líderes sociales y defensores de derechos humanos de los departamentos de Antioquia, Arauca, Atlántico, Bolívar, Caquetá, Casanare, Cauca, Cesar, Córdoba, Cundinamarca, La Guajira, Magdalena, Nariño, Norte de Santander, Putumayo, Risaralda, Santander, Tolima y Valle del Cauca.

Estos homicidios a líderes se han cometido en el marco del inicio de una transición y tienen como finalidad el desplazamiento de las comunidades, la apropiación de territorios, la defensa a megaproyectos y el control político en las regiones, indicó Leonardo González Perafán, coordinador de Proyectos y Unidad Investigativa de Indepaz.

La Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular señaló cuatro factores por los que se están presentado estos hechos: El primero es la reorganización de los paramilitares que quieren ocupar los territorios que están dejando las Farc; el segundo es el regreso de los miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que quedaron libres después de cumplir la pena en el marco de la Ley de Justicia y paz, el tercer factor tiene que ver con los intereses económicos que causan los megaproyectos, y el último es la violencia política en contra de los que defienden el fin del conflicto armado.

Estamos viviendo un escenario de genocidio político, sin una respuesta efectiva del Gobierno ni  del conjunto de la sociedad colombiana, que tiene que censurar el hecho de que Colombia se siga asesinando por opiniones políticas, se hace necesario llevar las denuncias a nivel internacional para que no se repita otro genocidio.

El Defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret Mosquera, ya pidió a las autoridades nacionales medidas de protección efectivas para los líderes sociales en las zonas que históricamente han sido afectadas por el conflicto. El Gobierno Nacional, anunció  una serie de medidas tendientes a garantizar la seguridad de líderes sociales amenazados, defensores de derechos humanos y organizaciones sociales en todo el país.

“Los líderes y defensores de DD.HH. hoy en día se encuentran expuestos a un riesgo inusitado por cuenta de la violencia que atemoriza los territorios más vulnerables del país, pero a su vez son los más comprometidos con la paz y la reconciliación nacional”,

Hasta el día de hoy, no hay pronunciamientos claro sobre quienes están detrás de estos asesinatos. Debemos actuar ya, desde organizaciones sociales, sindicatos, movimientos políticos y la sociedad civil, hay que prender las alarmas y acudir a las instancias que sea necesarias para evitar más derramamiento de sangre. La población civil y las organizaciones sociales, debemos estar atentas y enfrentar este flagelo, antes que se repita el otro genocidio como el ocurrido en la década del 80 y noventa del siglo pasado con la unión patriótica.

Carlos Arturo Rico Godoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *