Docencia internacional

España, un destino educativo de alta calidad

La amplia oferta de Instituciones de alta Calidad (IES), además de su cercanía cultural, han hecho que España se convierta en uno de los lugares preferidos por los nacionales para realizar sus especializaciones, maestrías o doctorados.

No obstante, los datos del Ministerio de Educación Nacional demuestran que en la actualidad los lugares de donde provienen la mayoría de los títulos a convalidar sus títulos en el país son de Venezuela con el 30 por ciento, seguido de España con el 25 por ciento y Chile con el cinco por ciento.

A su vez el Ministerio asegura que Colombia ha experimentado un cambio importante en términos del número de títulos que están entrando al sistema para convalidación, pasando de recibir 2.629 solicitudes en 2010 a 12.315 en 2016, lo que representa un crecimiento superior al 30 por ciento anual.

Una excelente opción

La Fundación Universitaria San Pablo CEU abre las puertas a España, cuenta con programas oficiales que están adaptados al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), homologables en los Ministerios de Educación internacionales, incluido el de Colombia. Más de 200 mil egresados, cinco mil de ellos colombianos, avalan su trayectoria.

“A Colombia lo percibimos como un país repleto de oportunidades, con gente muy competente y excelentes profesionales, un país en constante crecimiento y con una personalidad propia que le está permitiendo adaptarse al nuevo contexto geopolítico internacional”, comentó Fernando Nistal Gonzáles, encargado de la comunicación externa de las universidades CEU.

Por eso, la institución ha puesto en marcha el CEU IAM (Institute for Advanced Management), una moderna e innovadora Business School para sus tres Universidades CEU en Madrid, Valencia y Barcelona.

La Fundación Universitaria, con una clara apuesta por el posgrado con proyección internacional, la formación en liderazgo y el apoyo al emprendimiento, está dividida en siete grandes áreas de conocimiento, que son: Negocios y Finanzas, Comunicación y Marketing, Liderazgo Ético, Jurídico y Fiscal, Emprendimiento, Health y Digital.

En conclusión, estas Universidades apuestan por un modelo académico y pedagógico orientado a la excelencia y a la formación integral de la persona, inspirada en los principios del Humanismo Cristiano.
“Desde la formación práctica y gracias a magníficos docentes, nuestros titulados obtienen la mejor preparación a nivel nacional e internacional y tienen, desde el principio, un contacto directo con el mundo profesional”, concluye Fernando Nistal Gonzáles.

Adicionalmente, la Fundación Universitaria San Pablo CEU, se ubica entre las 100 mejores universidades de España, lo que demuestra la calidad de sus programas académicos y su experiencia en el sector educativo.

Un incentivo para estudiar en el exterior

Como respuesta a las necesidades que demanda la creciente solicitud de legalización de documentos, la ministra de Educación Nacional, Yaneth Giha, presentó el nuevo modelo de convalidaciones de Educación Superior, que permite fortalecer el proceso de internacionalización, la relación con otros sistemas educativos del mundo y facilitar herramientas de información para la ciudadanía y para las IES.

“Este nuevo modelo de convalidaciones nos permitirá contar con mejores herramientas para asegurar la calidad de la formación que nuestros estudiantes obtienen en el exterior y para facilitarle el trámite a la ciudadanía”, dijo Giha sobre el tema.

Antes, para convalidar un título, la cartera educativa evaluaba la equivalencia de los planes de estudio y la carga académica (número de créditos e intensidad horaria) de los programas en el exterior con respecto a la oferta de las IES en Colombia.
Este nuevo modelo elimina esa exigencia y, en adelante, los títulos de programas o Instituciones de Educación Superior reconocidos oficialmente por las entidades homólogas al Ministerio en cada país y por sus sistemas de aseguramiento de calidad, serán convalidables.

En resumen, la Ministra destacó que este innovador modelo tiene importantes ventajas para los ciudadanos y las IES, ya que será un trámite más eficiente y con herramientas que les permitan a los colombianos contar con información oportuna y a las IES promover procesos de internalización.

La educación se ha convertido en un tema de agenda y detectar las falencias de los sistemas educativos en los diferentes países es una prioridad para el progreso y desarrollo de las naciones. Sin embargo, a pesar de los múltiples esfuerzos, todavía queda mucho camino por recorrer; y eso es lo que está sucediendo en el mundo, América Latina y sobre todo en Colombia.

De acuerdo con los datos actualizados del Instituto de Estadística de la Unesco, un total de 617 millones de niños y adolescentes en todo el mundo carecen de un nivel mínimo en lectura y matemáticas. Según el organismo internacional, más de 387 millones de niños con edad para estar en primaria (un 56  por ciento) y 230 millones de adolescentes con edad para cursar el primer ciclo de secundaria (un 61  por ciento) no alcanzan ese nivel mínimo.

Se trata de una “crisis de aprendizaje” que podría amenazar con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se han trazado las Naciones Unidas para 2030.

Uno de los elementos que sorprenden más a la Unesco es que de los 387 millones de los niños con edad de cursar primaria en el mundo y que no saben leer, 262 millones van a la escuela.

Según el diagnóstico de la organización, estas estadísticas ponen en evidencia tres tipos de carencias. La primera se refiere a la de los niños que no están escolarizados, con pocas posibilidades de conseguir los conocimientos útiles en lectura y matemáticas. Las otras dos tienen que ver con la incapacidad para mantener escolarizados a los niños, así como la calidad de la enseñanza.

En cuanto a la región de América Latina y el Caribe, aunque todavía se presenten varias falencias, los sistemas educativos han podido cubrir las necesidades de la población y los resultados se están viendo. “Colombia participó en las pruebas Pisa en el año 2012 y sacó 376 puntos, luego en 2015, obtuvo un resultado de 416”, contó Atilio Pizarro, jefe de Planificación de la Unesco durante la XV asamblea anual de la Fundación Empresarios por la Educación.

De acuerdo con otras cifras presentadas por el experto, para 2030, América Latina tendrá un 96,6 por ciento de cobertura en educación primaria; y para 2042, se proyecta que la cobertura sea universal en este nivel. En cuanto a educación media, para 2030, se espera que la región tenga un 90 por ciento de cobertura y en 2066 sea total. Por último, en educación media superior, la cobertura será de un 72,7 por ciento en 2030 y se proyecta que la cobertura será universal para 2095 en la región.

En cuanto al tema de docentes, en la región de América Latina y el Caribe, solo el 85 por ciento de los maestros de primaria tienen formación. El análisis de encuestas de población activa de 13 países de la región mostró resultados muy similares a los países de la Ocde.

Al mismo tiempo, un tema preocupante para la región es el de los maestros, su formación y salarios. Según contó Pizarro, los profesores de América Latina ganan menos que otros profesionales. “Los docentes de preprimaria y primaria ganaban el 76 por ciento de lo que logran otros profesionales o técnicos, mientras que los profesores de secundaria ganaban el 88 por ciento”, dijo.

Por último, un tema que tocó el representante de la Unesco fue el de Desarrollo Sostenible y la Ciudadanía Mundial. “En cuanto a la educación en derechos humanos, en muchos países, no más de dos tercios de la población está familiarizada con la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El 68 por ciento de los estudiantes en la región apenas tienen conocimientos sobre este tema”, dijo.

Pero, ¿cómo mejorar?
A pesar de las falencias, hay que reconocer el avance de la región y de Colombia también en materia de educación. No obstante, la Unesco ha hecho una serie de recomendaciones para alcanzar las metas para 2030 en materia educativa.

Aún cuando América Latina presentó un importante avance en educación en los últimos 15 años, la calidad es un desafío pendiente en la región, donde quedan todavía brechas que afectan particularmente a la población más vulnerable. “La educación debe ser de calidad, formando estudiantes con habilidades que permitan enfrentar los desafíos del mundo de hoy, sin que nadie sea excluido. Más de la mitad de los estudiantes se concentran en los niveles más bajos de desempeño”, contó Pizarro.

Por otro lado, los expertos recomiendan un enfoque de aprendizaje que se dé a lo largo de la vida, y para ello se requieren políticas públicas más ambiciosas, integrales, de largo aliento y que articulen múltiples oportunidades educativas, tanto formales como no formales.

“Se necesita repensar los sistemas educativos tradicionales. Los gobiernos deben ofrecer a los jóvenes y adultos, oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida. Los jóvenes demandan una pedagogía activa, conectada con la vida y sus intereses”, explicó el jefe de Planificación de la Unesco.

Además, la Unesco recomienda que las políticas sobre docentes tienen que ser integrales y sistemáticas; pues la región debe avanzar en la certificación de sus profesores en los niveles de primaria y secundaria.

Por último, para poder impulsar la educación técnica, es clave impulsar la conexión de los distintos actores del sistema. De acuerdo con el organismo internacional, se necesita complementariedad, pertinencia y actualización de la formación que ofrecen las instituciones educativas. “El verdadero desafío de los sistemas de educación terciaria de la región es que se asegure la equidad de su expansión, transformándose en palancas de promoción y movilidad social”, concluyó el experto.