LA BOGOTA PARA TODOS.

Mañana 6 de agosto celebramos un aniversario más de la fundación de nuestra querida capital. Son 479 años, en donde han pasado miles de administraciones con diferentes criterios de que tipo de ciudad queremos y para quienes la queremos, en este caso, miremos desde la administración de Enrique Peñalosa que prometió en campaña y que ha hecho hasta hoy con su intención de una Bogotá para todos.

La propuesta de Peñalosa en su plan de desarrollo, se fundamenta  en alcanzar la felicidad y el bienestar de todos los bogotanos, a través de pilares como la igualdad en la calidad de vida, democracia urbana y construcción de comunidad. Estos pilares se desarrollarán con estrategias como: un nuevo ordenamiento territorial, calidad de vida urbana basada en el conocimiento, sostenibilidad ambiental, Gobierno legítimo basado en la eficiencia administrativa y prestando servicios de calidad a menos costo.

Ahora veamos que ha ocurrido al cabo de año y medio de la administración Peñaloza.

El alcalde está empeñado en urbanizar la reserva Forestal Thomas van der Hammen, aduciendo que eso es un peladero en su afán de ofrecer alternativas para urbanizar, desconociendo toda la problemática que hoy se vive a causa de la contaminación en la capital, no hay una política para la descontaminación de las fuentes hídricas.

En el tema de movilidad tenemos mala prestación del servicio público incluyendo el transmilenio, los trancones, la inseguridad, las vías en mal estado, la contaminación por las chimeneas rodantes, entre otros males, a esto se suma la accidentalidad y el incremento del uso de otros modos de desplazamiento, la movilidad no mejora.

En el tema de salud, las deficiencias en hacinamiento continúan, la falta de medicamentos, los problemas de cobertura o de infraestructura no se solucionan, se han privatizado algunos servicios, la demora en las citas persiste, tanto para consulta externa como especialidades y las quejas de los pacientes lejos de calmarse, se desbordan. En resumen, la salud está peor.

En educación se ha desmontado el preescolar de 3 años logrado en anteriores administraciones, se trata de imponer la jornada única con una alimentación deficiente y sin dialogar con los actores a quienes les toca responder por la educación y como si fuera poco se pretende la construcción de mega colegios para entregarlos a las entidades privadas.

En el tema de seguridad las cosas no mejoran, siguen iguales, atracos, hurtos, homicidios. El desalojo de habitantes de la calle del Bronx, ocasiono que el problema se trasladara a otros sitios de la ciudad.

La pobreza que venía en descenso aumentó al 11,6 por ciento regresando a las cifras del año 2012, es decir la calidad de vida para los pobres sigue igual o peor.

Podemos concluir sin temor a equivocarnos, que este plan de Gobierno está diseñado para mejorar la vida de unos pocos y no de todos, que esa premisa de Bogotá mejor para todos al día de hoy  es una ilusión, que se han restringido o en algunos casos suprimido programas de corte social, que se ha priorizado la ciudad de cemento, que no hay esperanzas de una ciudad incluyente, que sigue la desigualdad, la inequidad y la injusticia social.

Carlos Arturo Rico Godoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *