Movimiento cooperativo: una herramienta de transformación social

Entrevista con Ariel Guarco, presidente de la Confederación Cooperativa de la República Argentina – Cooperar ¿Cómo hacer que los jóvenes se identifiquen con las cooperativas? La invitación a los jóvenes por parte del cooperativismo es pobre y mezquina, además los invitamos a formar parte de esa empresa, pero no a ser actores principales, los invitamos a jugar un partido, pero en el banco de suplentes e indefinidamente. Si cambiamos la óptica y les decimos: “A través de tu participación activa en esta cooperativa tú vas a ser un agente de transformación social”, la invitación es muy diferente. Pienso que esa es la invitación que hay que hacer para que los jóvenes se sientan participativos y con sentido de pertenencia del sector. ¿Cómo ve usted el tema de equidad de género en la región y en la ACI? Es de vital importancia la participación de ambos géneros, y mirar de fondo las problemáticas de cada región en cuanto al tema de género. Hay determinantes previos a la participación de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad, tenemos que atacar esos determinantes previos, ver por qué sucede, y ver porqué la sociedad se comporta de esa forma, para poder desde el sector cooperativo transformar la participación de la mujer. ¿Por qué el sector cooperativo no está creciendo a nivel mundial? Cuando uno ve el crecimiento de las 300 cooperativas más grande del mundo, y los estudios que tenemos a nivel mundial dicen que ha crecido en promedio el último año 7.26%,vemos que está estable, eso es porque no lo sentimos parte de un todo, sino que nos sentimos islas dentro de un mar que cada vez es más turbulento. Creo que debemos empezar a sentirnos parte de un todo, y dejar de transmitir desazón; yo siempre digo que a los cooperativistas nos encanta ponernos en el papel de víctimas, nos encanta hacernos ver como sufridores de una causa. Tenemos que sentirnos optimistas, bendecidos, felices de ser parte de un movimiento que pretende una transformación social. Cuando reflejemos eso, muchas personas van a querer pertenecer a este movimiento. ¿Cuáles son las principales preocupaciones del cooperativismo sobre el tema de riesgo corporativo? Es un tema muy amplio, es un tema hacía el interior del movimiento, es un tema que tiene que ser discutido desde varias aristas, pero quizás el principal, tiene que ver con la educación. Muchas veces creemos que tenemos dirigentes y ejecutivos formados, los tenemos formados en áreas específicas, pero en la gran mayoría de las cooperativas existe una interfaz entre los dirigentes y los ejecutivos que dificultan el diálogo, dirigentes que sólo conocen la doctrina -en el mejor de los casos- y ejecutivos que sólo conocen la materia específica, como que la cooperativa lleve adelante sus acciones. ¿Cómo podríamos manejar las cooperativas agrícolas dentro del posconflicto que vivimos en Colombia? Lo he dicho en otras oportunidades, aquí ustedes tienen un enorme desafío por delante, tienen una gran oportunidad y es la reconstrucción del tejido social. Nadie sabe más que ustedes de volver a las acciones de reciprocidad, de salirse de la mera competencia de mercado, de volver al diálogo, de poner dentro de un todo a productores consumidores, a distribuidores que sean los consumidores que decidan, cómo se produce, qué se produce, bajo qué parámetros se produce. Involucrar a la familia en la agricultura familiar para que no tengan una economía marginal, que sean parte de una cadena que genera valor, y que finalmente se traduce en un producto que es sano, que cuida al planeta, que redistribuye lo que verdaderamente vale ese producto dentro de los verdaderos actores de la cadena, eso es reconstrucción del tejido social, en eso ustedes son expertos, sólo que tienen que animarse a dar el paso y hacerlo. Acciones para hacer crecer el sector Cooperativo En primer lugar, entender que el producto interno bruto que se da más o menos en todos los países a nivel mundial es del 10%, en nuestro país también es del 10% , en algunos es del 12% y 8%, es un número que tiende a enamorarnos, pero es un número que tiene que preocuparnos; realmente para producir la transformación social que nosotros estamos proponiendo, se necesita un equilibrio de fuerzas en la economía, donde el sector de la economía social y solidaria al menos represente un tercio, ese es el desafío que tienen los dirigentes por delante. En nuestro país nos hemos propuesto llegar a ese tercio en 20 años, eso significa, apoderarnos de un 1% del mercado por año, que equivale a $5.000mil millones de dólares, parece muchísimo pero si lo dividimos entre las 20.000 empresas cooperativas que hay en nuestro país, es un número al que muchas cooperativas multiplican. Debe ser un equilibrio de fuerzas, un tercio de la economía en manos del Estado, un tercio en manos de empresas que buscan el lucro, que son necesarias porque expanden el mercado, y empresas de capital social porque son imprescindibles ya que son las que mejor redistribuyen las riquezas, entendemos que se lograría esa transformación que estamos buscando, y mucho depende de nosotros. ¿Hay menos representación latinoamericana, a nivel cooperativo internacional? No y la voy a fundamentar. La región que más ha crecido a nivel cooperativo en el mundo, es la región americana, hoy tenemos más asociados en esta región que en cualquiera de las otras tres regiones. Hemos logrado poner en el Board cinco de nuestros representantes de la región, en un Board que tiene muy poca cantidad de gente, que tiene hasta hoy 21 personas, hemos logrado poner a esas personas en lugares significativos de la conducción, en mi caso personal, soy uno de los representantes de las Naciones Unidas y en el grupo del G20, y también tenemos representantes en la OIT.

Fuente: Ecosolidario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *