OTRA INDEPENDENCIA ES NECESARIA.

El pasado jueves, el país celebro un aniversario más de nuestro grito de independencia.207 años celebramos de pasar del dominio español al dominio de la burguesía colombiana y del país del norte. Se está acercando la hora en el que el pueblo colombiano se levante y cambie las reglas de juego en Colombia. Si tenemos conciencia, ese día debe ser en marzo de 2018, si en verdad el pueblo está dispuesto a castigar a los corruptos, a los que no quieren que cese el fuego, a los que han despojado de sus tierras a los campesinos, a los que maltratan a los trabajadores, a los que usando el poder descalifican a quienes los critican.

En un estudio realizado en el año 2016 por la ONG transparencia internacional, que mide la percepción en entidades públicas en el mundo, demuestra que, en países como Dinamarca, Nueva Zelanda y Finlandia la corrupción es muy baja obteniendo de 100 puntos 90, en donde 100 es muy limpio de corrupción y 0 (cero) es muy corrupto. En nuestro continente la mejor calificación la saca Canadá con 82 puntos. En América Latina, Uruguay obtuvo 71 puntos como el país que, en esta parte del mundo, se roban menos los recursos públicos. Colombia ocupo el puesto 90 de 176 países analizados, alcanzando 37 puntos, manteniendo la misma posición desde el año 2014, es decir, somos un país, en donde a pesar de la expedición del estatuto anticorrupción, no mejoramos, seguimos estancados. En el país se pierden cerca de 50 billones de pesos al año, según el contralor general de la república. todos sabemos dónde están los corruptos, todos sabemos cómo lo hacen, en contratación pública, en obras con deficiencias en los cálculos presupuestales, en estudios de viabilidad mal elaborados, en sobrecostos de los proyectos, en sobornos y extorsión. Esa corrupción ya traspaso a los funcionarios públicos y al mundo político y llego al campo de la justicia, lo cual no parece sorprender a los colombianos que ya nos acostumbramos a ella.

Llego la hora para que el pueblo, nuevamente se levante y de otro grito de independencia. Que nos libere de los políticos que han desangrado el erario público, de los políticos que solo respiran odio y violencia y que quieren eternizarcen en el poder, que se creen omnipotentes.

Solo el pueblo salva al pueblo, esa es una premisa que hemos conocido históricamente, pero que aplicamos de manera contraria. Existen candidatos que trabajan por la defensa de los derechos humanos, que luchan por el derecho a la vida, que quieren la paz, que defienden a las y los trabajadores, pero de manera desconcertante no apoyamos, somos un pueblo masoquista, que votamos por los verdugos.

Ni Santos, Ni Uribe, ni los partidos tradicionales van a defender nuestros derechos. Desde este espacio radial, de manera muy respetuosa, pido a los educadores que, desde ya, busquemos candidatos a cámara y senado que tengan su hoja de vida limpia, que sean sinceros y honestos frente a los trabajadores, que su lucha no sea para favores personales si no en defensa de la clase popular, necesitamos otra independencia, quitarnos el yugo de los corruptos.

Carlos Arturo Rico Godoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *