5 razones para ratificar las intenciones políticas del paro nacional

Los maestros no han confinado ni sus mentes, ni sus corazones…
11 de julio de 2021
Las preocupaciones del regreso a la escuela
14 de julio de 2021

5 razones para ratificar las intenciones políticas del paro nacional

Lic: Salomón Rodríguez Piñeros
Comité de Comunicaciones

Quiero empezar mi reflexión, saludando y dando mi abrazo fraterno en la distancia a los docentes que se han mantenido su lucha en las calles, en el trabajo con redes sociales, en la organización comunitaria que apoya a los jóvenes y padres que desde la primera línea le han puesto el pecho y el alma a este paro sin precedentes en la historia de este país.

Durante muchos años los maestros manifestaron su descontento en las calles, de manera pacífica gritaron, caminaron y generaron ese ambiente de resistencia en contra de los gobiernos que desconocieron a la educación como un pilar fundamental del desarrollo de una nación, ese abandono y ese descuido ahora lo estamos pagando con creces.

La protesta pacífica de los maestros no fue escuchada, incluso los pliegos que se acordaron con paros anteriores en las mesas de diálogos se incumplieron. Ahora que los jóvenes y una parte de la población civil se han tomado las calles y con acciones de hecho han manifestado la rebeldía, los periodistas de la ultraderecha o mejor de la ultra inconsciencia, sacan sus argumentos para escandalizarse del trasfondo político que tiene el paro.

Claro que hay una intención política, sea para la continuidad de este gobierno nefasto o para una línea de política social que permita un giro en la política nacional que por décadas y a manera de una pseudo dictadura se ha enquistado en el poder, donde cambia el nombre de presidente pero el proceder es el mismo.

Claro que hay una intención política, cuando se exige un cambio en el poder de una nación que ya no aguanta más. Quizás no sabemos quiénes sean los próximos congresistas, alcaldes, gobernadores, lo cierto es que gran parte de la población ya no quiere saber más de uribismo, de castas en el poder que se han atornillado en la política y han generado el desastre social, causa del estallido social que pareciera se quisiera tapar con un dedo en circunstancias tan dolorosas que no le duelen al presidente y mucho menos a la élite de este país.

Claro que hay una intención política, cuando el gobierno no quiere negociar y mucho menos reconocer que la catástrofe nacional es culpa de un modelo económico y de una política que se desconectó de los social, donde prima la guerra, los helicópteros y la compra de armas para que nos sigamos matando entre compatriotas. Cuando se le da la espalda a la crisis social, se le debe echar la culpa a alguien; primero era Petro, después el vandalismo y ahora el paro nacional. Bajo las anteriores consideraciones, que culpan a otros y no se reconocen los desaciertos propios, hay una intención política; es precisamente la continuidad de lo mismo en el poder.

Claro que hay una intención política, cuando se buscan cabezas de culpabilidad en los líderes sociales que han venido enfrentando a una casta política amarrada y amañada. Cuando gran parte de los entes de control siguen siendo la respuesta a una cacería de brujas que debe favorecer a unos en detrimento del olvido y la injusticia de otros.

Claro que hay una intención política, porque el paro desbordó las expectativas en un gobierno que creyó que a punta del reality de televisión del sr presidente, el pueblo estaría dormido y tragando entero. Al contrario, la gente se cansó de la precariedad de la salud, del olvido de la educación, del hambre y el desempleo de millones de jóvenes que no tienen oportunidades para estudiar y producir en un país verde, de comida y riquezas por doquier.

¿Quiénes tomarán las riendas de este país? Sea quien sea, este paro es la mejor demostración de la resistencia de un pueblo, hacia ello se deben perfilar las fuerzas en la inversión social, en los programas que proyectan el favorecimiento de los más vulnerables. En este mismo sentido, si las anteriores 5 razones no invitan a comprender que sí hay una intención política, podemos decir que perdimos el tiempo en un momento crucial en la historia reciente de lucha, dolor y sangre…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *