Amanecerá y veremos…

¿En qué va el presupuesto general de la nación?
12 de octubre de 2021
CONCURSO DE CUENTO 2021
20 de octubre de 2021

Amanecerá y veremos…

Salomón Rodríguez Piñeros

Coordinador Comité de Comunicaciones

COOTRADECUN

Nos encontramos en la recta final de un año de sobresaltos y cambios a todo nivel, por que venimos de una pandemia que modificó la vida de la nación y en general de los hábitos y dinámicas que traía el pueblo colombiano, cuando la vida era “normal” y éramos más felices, aunque no nos habíamos dado cuenta.

Con las escuelas y colegios que empezaron a media marcha sus clases, se da comienzo a una nueva vida escolar de casi año y medio de virtualidad, como si fuera poco, los niños y niñas de Colombia siguen sin internet, tras las promesas fallidas de una ministra de comunicaciones que resultó salpicada en uno de los escándalos más grandes de corrupción en los últimos tiempos. Pero aquí no pasa nada y de hecho tampoco hay responsabilidad política… definitivamente eso sólo sucede en nuestro país.

Como si fuera poco, la corruptela sigue en manos de los mismos con las mismas, tras la captura del señor Emilio Tapias, se deja ver que la justicia cojea y sigue casi invalida. En este caso queda en evidencia, que el cáncer que carcome a Colombia sigue siendo la corrupción, un flagelo que se hace aún más grave en comparación a la misma pandemia. Esa corruptela, se enquista con las clases mas pobres y con los menos culpables de esa nefasta clase política: “el pueblo colombiano de a pie y los niños de nuestro país”

De otro lado, entre monedas presidenciales, paraísos fiscales y proyecciones de bonos a congresistas, se sigue tejiendo cada vez más y con mayor arraigo, el desprestigio por una clase política imperante. En este sentido, las preguntas siguen siendo la mismas: ¿por qué tanto paro en Colombia? ¿la gente no se cansa de marchar? ¿otra vez los maestros en la calle?, y como no va ser así, si los pliegos de peticiones, las promesas y los acuerdos para generar equidad y justicia social, cada vez se ven más lejos.

Amanecerá y veremos, con otro año que vislumbra una de las contiendas políticas presidenciales más reñidas de los últimos tiempos, parece ser que a muchos clanes se les acabo el jueguito y llegó la hora de dar un paso al lado, para que otras fuerzas tomen la riendas de este país, quizás no serán gobiernos perfectos los que la izquierda pueda ofrecer a los colombianos, pero de algo estoy seguro; será una gobernanza  más humana y menos cruel, en comparación a las décadas de horror que nos ha tocado vivir los últimos tiempos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *