El regreso al aula; realidad o posibilidad; o entre lo necesario y lo suficiente.

Serenata Día de la Madre
27 de mayo de 2021
Lo afro hace parte de nuestra memoria y de los que somos.
4 de julio de 2021

El regreso al aula; realidad o posibilidad; o entre lo necesario y lo suficiente.

Hugo Torres Salazar
htorres@cencar.mx
Guadalajara, Jalisco. México

Para tomar una decisión o dar una respuesta a un problema, fenómeno o acontecimiento, se debe considerar en toda su dimensión, estructura y en forma integral, en este caso, para decidir el regreso a las aulas y ejercer una educación presencial, deben valuarse causas, efectos y todos los elementos involucrados en la decisión, considerar que esto no sólo impacta en la educación sino en diferentes ámbitos, en el social, en el económico y desde luego el educativo.

En este caso también es válido preguntamos a quienes y para que se aplica, para el estado, para las familias, para el sector educativo, para los maestros, para los alumnos, etcétera.

Otra alternativa para resolverlo es el análisis desde lo necesario y lo suficiente:
Lo necesario y lo suficiente esta cruzado entre lo real y lo posible.
Para aceptar el regreso a clases presenciales hay que hablar de las condiciones necesarias y condiciones suficientes
Desde las condiciones necesarias se justifica el regreso a clases presenciales porque es necesario restablecer los vínculos escolares y el encuadre educativo
No existen en este momento condiciones suficientes que permitan el regreso a clases por la gran diversidad y heterogeneidad que presentan los planteles escolares. No se puede hacer una tabla raza y creer que los centros educativos poseen las condiciones óptimas o cuando menos suficientes para el regreso a clases. Si existía una gran diferencia en los sistemas educativos antes del COVID 19, lla pandemia hizo aún más grandes las diferencias e inequidades. Pensemos en un centro escolar de la ciudad, uno de la periferia, uno público, otro privado, uno rural, todos presentan grandes diferencias.
Que propongo, que evalúe un Comité local y particular de cada escuela, donde participen directivos, maestros, padres de familia y alumnos, y consideren todos los agentes que intervienen en la educación y si el resultado es positivo se incorporen paulatinamente y en forma mixta o híbrida la comunidad escolar. Se debe evaluar a la planta docente, su estado físico emocional y garantizar que su desempeño frente a los estudiantes promoverá vinculos para el aprendizaje.
Evaluar a los alumnos igual en su salud física y emocional para su incorporación en el aula.
Se debe evaluar las condiciones de infraestructura de la institución escolar.
Estamos seguros que muchos miembros de las comunidades escolares no regresarán a clases, alumnos que se incorporaron a la vida productiva desempeñando empleos y la gran mayoría en actividades de calidad salarial ínfima y de sobre vivencia, y docentes que acelerarán su proceso de jubilación, y esta no por vejez o terminación de años de servicio, sino por necesidades físicas y económicas.

Hay que hacer una reflexión muy puntual y constante sobre lo que provocó y modificó el pasaje de lo presencial a lo virtual, desde sus posibilidades y sus desafíos.
El encuentro virtual frente al encuentro personal. Los vínculos frente a la pantalla, y de carácter impersonal frente a los vínculos personales y de miradas y cuerpo. Pasamos de ser sujetos-persona a sujetos anónimos .

La emergencia de La nueva escuela o la “EEduCasa”, (Escuela-Educacion-Casa).
La nueva escuela, a la cual yo he denominado, “EEducasa”porque la casa llego para quedarse como una extensión de la escuela. Hoy no debemos perder la relación que se generó entre la escuela y la casa, la función de enseñar se amplió a los padres, principalmente a las madres de familia. El entorno escolar se amplió a la casa, y el encuadre educativo se extendió a la familia.

Otro elemento constitutivo de esta nueva escuela, es mantener el uso y la aplicación de los medios tecnológicos virtuales, ya no solo como operaban promoviendo las redes sociales, ahora ya son indispensables para promover aprendizajes. A los instrumentos que eran necesarios para la comunicación social, el FaceTime, el Facebook, el mail, (correo electrónico), el Wats upp, se le agregaron las plataformas digitales, el zoom, el meet, el classroom, el moddle, y aceleró la necesidad de adquirir o tener un aparato electrónico, incrementando los usuarios de teléfonos celulares, tablets, computadoras y otros artefactos digitales. Esto puso en evidencia la precaria situación económica de grandes sectores de la población y la ineficiencia del Estado para satisfacer la demanda de conectividad a toda la población.

Esta Nueva Escuela debe generar nuevos alumnos, y nuevos maestros, los alumnos deben dejarse de ver como aprendices y prepararlos como ciudadanos en formación para ejercer con pensamiento crítico y conciencia social sus derechos humanos y su responsabilidad social en el ejercicio de la democracia, los profesores deberán aplicarse como gestores y promotores de la información y de la formación y convertir el aula en un laboratorio social de democracia, dar cabida a la interculturalidad, inclusion y participación, y para ello se requiere de un Estado democrático, que no aplique la violencia y la represion como instrumentos de poder..

Recuperemos los momentos de soledad, de silencio, de aislamiento, escribiendo nuestra historia, recordando la reflexión de Walter Benjamin, “compartir experiencias y vivencias y narrarlas son necesarias para el alma” hagámoslo con nuestros maestros, hagámoslo con nuestros alumnos, hagámoslo con nuestra familia.

Que aprendizajes nos dejo la pandemia

La pandemia del COVID 19 debe verse y analizarse como un fenómeno mundial de gran trascendencia en la historia de la humanidad, equiparable a las grandes epidemias que ha azotado a la población, equiparable a la Gran depresión del 29, y equiparable a catástrofes de carácter natural que vivió el mundo y a otras que esta viviendo, como el calentamiento global y la explotacion irracional de recursos naturales.

Haber sufrido la pandemia y sobrevivir al fenómeno mundial debe haber dejado en toda la población enseñanzas y aprendizajes, que debemos tener la oportunidad de reconocer y de mantener dentro de nuestro historia, para nosotros recordarla y para enseñanzas a futuro.

Que aprendimos:
Que somos hombres y mujeres históricos, que somos de un tiempo y que tenemos fecha de caducidad, sin ser garantía de sobrevivencia la edad, la riqueza, función social o política que desempeñemos, religión, sexo o cualquiera diferencia en nuestro estatus social.

Recuperar los valores de trascendencia social para instalarlos en nuestra convivencia en lugar de los individuales y egoístas; frente al narcisismo la solidaridad, frente a la omnipotencia la humildad, frente a lo personal lo social y colectivo sin menoscabo de nuestras subjetividades.

Tuvimos oportunidad de reconocer que como seres humanos tenemos potencialidades que se mantenían anquilosadas por ese estado de bienestar y de comodidad que se perfiló en nuestro imaginario como el bien supremo. Aplicamos como acciones de convivencia y fortaleza la creatividad, lo inmediato no como efímero sino como permanente, y promotor del cambio.

Darle todo el reconocimiento a la educación como la acción que desarrolla al ser humano para reconstruir su presente y lo posibilita para imaginar un futuro menos incierto y catastrófico. Aqui tiene mucho que ver las Ciencias sociales como asignaturas escolares.

Empecemos a construir una sociedad deseable en la que sea posible vivir solo y con los demás. Desconfiar de la exclusión y de los discursos de odio, racistas, xenofobicos y de exclusión, seamos capaces de construir una democracia incluyente y participativa.

Cancelación de hábitos, anhelos y proyectos y en términos más profundos, de utopías, creencias y representaciones.

ES TIEMPO DE CONSTRUIR UN FUTURO, DE NOSOTROS DEPENDE IMAGINARLO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *