Estrategias para eliminar la pobreza en el mundo

Con motivo de la conmemoración del día mundial para la erradicación de la pobreza, la comunidad internacional y el Banco mundial presentan el diagnóstico de la desigualdad en el mundo; se abre nuevamente la discusión para buscar las medidas que logren eliminar la pobreza en el 2030.

El informe “La Pobreza y la prosperidad compartida 2018: Armando el rompecabezas” señala que más de 700 millones de personas viven en extrema pobreza. En Africa al sur del Zahara se concentra el mayor número de personas más de 400 millones, el restante se encuentra ubicado en zonas de fragilidad y conflicto.

En la región de América Latina y el Caribe, los países con el 40% de la población más pobre se encuentran en su orden Honduras con US$ 2.28 Nicaragua con US$3.87; México con US$3.96 y el Salvador con US$4.22 y Colombia en el quinto lugar con US$4.24.

Lo que significa que en Colombia la población más pobre vive con $13.000 al día en situaciones de falta de empleo, educación, salud, y radican en zonas rurales.

La pobreza extrema está determinada para aquellos individuos que viven con menos de US$1.90 diarios y aunque se ha reducido con respecto a 2015 donde la población más pobre vivía con menos de US$3.2 diarios; el informe reitera que es necesario que los gobiernos continúen implementando políticas públicas que apunten a reducir este índice.

El informe que corresponde al periodo Junio 2017 y 30 de junio de 2018 indica que para acelerar el crecimiento económico inclusivo, se necesita una visión de financiamiento para el desarrollo que ayude a que el sistema de mercado mundial beneficie a todas las personas.

Actualmente en el mundo hay alrededor de 1700 millones de adultos que no tienen acceso a los servicios financieros y se debe trabajar en reducir esta brecha.

En segundo lugar el informe recomienda a los gobiernos generar resiliencia frente a las crisis, desarrollar instrumentos financieros novedosos que ayuden a contar con proyectos de aprovechamiento de fuentes de energía renovable, transporte sostenible, y aprovechamiento de la tecnología para el desarrollo económico. Y en tercer lugar invertir más en la población contar con personas capacitadas y con habilidades específicas para convertir al capital humano en el recursos más valioso para superar la pobreza. Las tecnologías disruptivas ofrecen oportunidades para el desarrollo económico pero solo son efectivas si estos tienen la capacidad para aprovecharlas es decir con un potencial humano capacitado.

El informe destaca que “durante los últimos 25 años, la humanidad ha logrado enormes avances gracias a las inversiones en las personas: más niños sobreviven a los cinco primeros años de vida y asisten a la escuela, más personas cuentan con la protección de redes de servicios sociales y ha aumentado la esperanza de vida en todo el mundo”.

Estos avances son muy importantes, dado que el desarrollo del capital humano es fundamental para la competitividad y el crecimiento y en este aspecto el modelo cooperativo se convierte en la mejor estrategia para los gobiernos, ya que las personas son el centro de toda economía, se ante pone el valor financiero para posicionar el bienestar del ser humano.
Es importante para Confecoop trabajar de la mano con el sector en la capacitación del Capital Humano para que las personas puedan adquirir habilidades y se puedan preparar para los desafíos de las economías del futuro, enrutados en la misma visión global que busca mejorar la inclusión financiera y reducción de los índices de pobreza.

Fuente: http://confecoop.coop/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *