En COOTRADECUN seguimos creciendo
8 de junio de 2022
Por un mundo más humano, compasivo e incluyente
8 de junio de 2022

La escuela como escenario de conflictos y posibilidades de paz.

“Educar la mente sin educar el corazón, no es educar en absoluto”. 

Aristóteles 

 

Por Edwin Perilla Rueda.

I.E.D. Salesiano Miguel Unia

Agua de Dios – Cundinamarca

 

El papel socializador e integrador de la escuela, fue puesto en evidencia durante el aislamiento social implementado por la pandemia y desde aquí se empezó a valorar la imprescindible labor que tiene la escolarización, en los procesos de adaptación y desarrollo psicosociológico de los educandos. Así mismo, quedó en evidencia el enorme riesgo existente en las familias vulnerables y expuestas a factores de violencia que se acrecentaron durante este ciclo.

Al respecto; de acuerdo con cif

ras de la (UNICEF 2021) se señala que: “Una de las mayores amenazas al pleno desarrollo de niños y niñas es la exposición a diferentes formas de violencia, tales como observar violencia entre sus cuidadores, en especial violencia de género hacia sus progenitoras o cuidadoras principales, o estar expuestos directamente a violencia sexual, física o psicológica, incluyendo el castigo corporal”. Ante este panorama una de las preguntas subsecuentes tiene que ver con el papel de la escuela como escenario de visibilización de estos conflictos.

En efecto, una de las urgencias planteadas para el retorno al aula tenía que ver con la función protectora, que ejercen estas instituciones en cuanto a la corresponsabilidad de la protección en la infancia; toda vez que es en el escenario de lo público, donde se logra fortalecer un estado que sea garante de los derechos de los niños, niñas y adolescente y se permita reconocer las dinámicas recreadas en el escenario de la privacidad familiar; especialmente en cuanto al tiempo de acompañamiento que viven muchos niños, ante la imperiosa necesidad que tenían los cuidadores de laborar, teniendo que dejar por constantes lapsos de tiempo a sus hijos solos, o sin ninguna figura de control responsable para poder solventar las necesidades básicas del hogar.

Con el retorno al aula, el lenguaje sobre nuestra experiencia durante el aislamiento resultó en un cúmulo de nostalgias por la soledad, por el tiempo sin compartir con otros compañeros de su propia edad o ciclo vital, o en muchos casos la ansiedad se incrementó y los rezagos escolares comenzaron a hacerse cada vez más visibles. Se rescató entonces el ideal como escuela constructora de paz y armonía; sin embargo en las dinámicas actuales ¿qué tan acertada es esta visión de la escuela, en la prevalencia del ejercicio de los derechos?

Pareciera que nuevamente se está cayendo, en la dicotomía que trae consigo la exigencia por los estándares curriculares y el rescate a toda costa de procesos que evidentemente con el des

arrollo de la virtualidad y la educación a distancia no se logró desarrollar, la imposición de hábitos y la ejecución de estándares contra el tiempo, hacen que a toda costa se este visibilizando al educando como una cifra, que en la mayor parte de los casos denota un concepto “precariedad”.

Lo mismo ocurre con la interrelación entre los educandos en donde los factores de riesgo recobraron una mayor fuerza. “Durante dos años vivimos una situación sin precedentes en la que los otros se han convertido en un factor de riesgo y en una amenaza potencial; Esto puso a tambalear las estructuras internas y externas que nos permitían sentirnos a salvo ante la situación de peligro inminente,  el miedo se convirtió en la emoción predominante”. (Concha, 2022)

En definitiva la escuela se encuentra en una encrucijada, o de ser un escenario de paz o de perpetuar de manera constante unos elementos de violencia y conflictos asociados de manera irreductible a un escenario de recuperación funcional cada vez más estricto, el invisibilizar las ineficiencias que trajo la pandemia, en un escenario de cumplimiento nos pueden llevar a cometer unos profundos errores en la escuela en la que las víctimas más vulnerables sin lugar a dudas serán los estudiante; pero también dejará daños colaterales en el campo psicosocial y el clima escolar de los educadores.

 

Infografía:

Concha, Rosario. 2022. ¿Bullying post pandemia? Artículo El tiempo. Tomado de [https://www.eltiempo.com/vida/educacion/bullying-post-pandemia-opinion-669247]

UNICEF. 2021. La pandemia incrementó la violencia contra los niños y niñas en América Latina y el Caribe. Tomado de [https://www.unicef.org/lac/ comunicados-prensa/la-pandemia-incremento-la-violencia-contra-los-niños-y-niñas-en-américa-latina-y-el-caribe]

Comments are closed.