La política de muerte ataca el Pacífico

Recrear la palabra…obra del buen escritor
8 de junio de 2022
Elecciones presidenciales en Colombia: Pugna por la hegemonía
8 de junio de 2022

La política de muerte ataca el Pacífico

Allá en mi tierra cuando el sol se va ocultando a lo lejos a lo lejos del horizonte se ve bellos paisajes que iluminan las palmeras y que al compás de la brisa forman un lindo vaivén hermosas playas que se forman en verano a las orillas de sus ríos que corren con plenitud y sus arenas desde lejos cómo brilla como el oro aplatinado cuando el sol le da su luz, Chocó tierra mía tierra tropical jamás en la vida te podre olvidar”

Zully Murillo

Por. Christian Rentería

I.E.D.  Jazmín

Más de un siglo la población asentada en la orilla de Océano Pacífico, ha vivido innumerables situaciones de violencia y desigualdad social, evidenciada en el constante aumento del terrorismo  en todo su territorio, este mismo que da cuenta, de una carretera inmensa doble calzada que abastece a toda la población colombiana de elementos y mercancía provenientes de diferentes latitudes del globo terráqueo, hablamos del puerto de Buenaventura, a pesar de ser testigo de esta inmensa afluencia comercial, no tiene nada, a pesar de ser el puerto de la ciudad, porque la mayor parte de sus ganancias son trasladadas al interior del país; y a la población de éste es muy poco lo que se le aporta a la  economía local.

Los jóvenes deben salir de sus comunidades, para arriesgarse en las grandes ciudades buscando bienestar para sus familias, debido a que no encuentran oportunidades en sus territorios donde el índice de desempleo en todos los departamentos que conforman la región pacífica aumenta anualmente.

Hablar del pacífico colombiano es hablar de violencia, pobreza y de una inconmensurable riqueza natural e hídrica, teniendo el lugar más lluvioso del mundo, por épocas del año pasa a ser el segundo. Este territorio es un lamento y a la vez olvido, con una vasta zona que va desde el departamento del chocó, hasta Bahía Solano, Acandí, Utría, Nuquí, Tumaco, lugares predilectos para el desove de tortugas marinas y donde las ballenas dan a luz sus ballenatos. El pacífico es cultura, es resistencia es un pueblo pujante y danzante, con una población que viene creciendo con hambre de aprendizaje de salir adelante y transformar sus realidades, es por eso que anualmente se exigen políticas públicas y de desarrollo para toda la región y de esta forma cambiar los imaginarios sociales de un pueblo marginado.

Sin embargo, estas poblaciones se vienen organizando y reclamando a gritos sus derechos, los mismos que se defienden con berraquera, convicción y bajo la argumentación jurídica se ven con grandes ojos como mujer, hombre, ancianos y niños se alza entre balas, amenazas, marginalidad y pobreza, con templanza, una mujer es hoy es símbolo de esperanza y de cambio dentro de un pacto por la vida, evitando que multinacionales acaben con el territorio. Definitivamente se vive una tragedia en un país donde diariamente se asesinan líderes sociales por el simple hecho de pensar diferente o ir en contra de los intereses de los dueños del mundo (gobierno y grupos alzados en armas). El racismo estructural e hipócrita abunda por todas partes, todos sabemos que es necesario que el estado gobierno sea para todos y todas, sin embargo, las instituciones gubernamentales no ejercen injerencia para brindar los derechos mínimos de calidad; seguridad, salud, educación y saneamiento básico en todo el litoral del pacifico. De esa forma, solicitar la garantía de la vida y prosperidad para las regiones, es una exigencia que un rincón de patria pide a gritos.

“Los pueblos negros, indígenas y mestizos ya no queremos vivir con miedo, queremos vivir sabroso”

Francia Márquez.

 

Comments are closed.