Desafíos de la docencia en tiempos de confinamiento
14 de mayo de 2021
Federación Nacional de Cooperativas del sector Educativo Colombiano (Fensecoop). XIX Asamblea Ordinaria
16 de mayo de 2021

Las reformas tributarias años de calvario para los colombianos

Libardo Enrique Mojica Salazar

Comité de Comunicaciones

IED Urbana de Cáqueza

Ante el revés que sufrió la última reforma tributaria producto del descontento popular, secundado por los comentarios desatinados del exministro de hacienda con sus huevos de 1800 pesos, que se convirtió en la gota que rebosó la copa, en el florero de Llorente moderno, hecho que caldeó aún más los ánimos de los colombianos que salieron a las calles a manifestarse masivamente en contra de la reforma y del gobierno y aunque ya antes de la pandemia habían salido, esta vez no hubo virus ni confinamiento que los detuviera.

Este movimiento estudiantil, que no se contentó con un cese de 24 horas sino que presionó a las organizaciones sindicales a un paro indefinido, nos deja una serie de interrogantes: ¿Cuáles son las razones de las protestas?  ¿Serán las reformas tributarias que ha tenido el país durante su historia la causante de ellas? ¿Cuántas de estas han generado tanto descontento como la actual? ¿Por qué tantas reformas en tan corto tiempo? Estas preguntas nos las hacemos en estos momentos, pero pueden surgir muchas más, que vamos a tratar de responder en el camino de la revisión bibliográfica.

En el siglo XX y XXI ha habido 48 reformas tributarias en Colombia y solo tres de ellas según algunos expertos han sido estructurales, sin embargo tal como lo expresa el periódico económico la república Sierra carolina (2021) para algunos economistas  solo ha habido una reforma tributaria estructural, la bautizada reforma Musgrave, llamada así, porque el gobierno colombiano confió a un equipo de expertos y que en 1971 proporcionó una visión independiente de la problemática fiscal del país. Esta concluyó que existía un desbalance en la estructura tributaria, Se recomendó entonces reforzar los impuestos indirectos, principalmente el impuesto manufacturero, Reforma que sienta las  base de lo que sería hoy todo el régimen tributario actual, pero llevaría al descontento nacional en los siguientes años, que terminarían con grandes movilizaciones de la clase trabajadora y sus sindicatos, creándose los regímenes especiales, de la fuerza pública, la banca, los servicios públicos y en especial el del magisterio con el conocido estatuto Docente 2277 de 1978, no sin antes sufrir durante este periodo el régimen de terror del gobierno de Turbay Ayala.

En la siguiente década se pretenden recoger recursos directos a través del aparato productivo del país, y el estado inicia una gran campaña para que los colombianos de bajos recursos obtengas por primera vez vivienda de interés social,  sin embargo el crecimiento del estado y de su burocracia termina en los años 80 ́ con una gran crisis económica incluyendo la crisis hipotecaria donde los bancos se quedaron con las casas de muchos colombianos, mostrando su desprecio por el popular de la gente acudió a salvar las entidades financieras a través de nuevos tributos.

La apertura económica  y el Tratado de Libre Comercio;  propuesta de la constituyente del 91 toman pocas medidas en aras de un control más eficiente del gasto público, y permitiendo la entrada de productos del extranjero con un reducido arancel, para equilibrar las finanzas públicas aparecen las reformas ya conocidas por todos; la reforma a la salud ley 100,  la educativa ley 115,  y la ambiental ley 99 entre otras,  sustentadas en el Sistema general de participaciones, que proponía la descentralización de los recursos,  pero que en realidad solo buscaba  desfinanciar  y debilitar la estructura del estado y con la disculpa de la no sostenibilidad,  poder  vender estos activos  con facilidad,  convirtiéndolos especialmente en lo que es hoy, el negocio de la salud, la educación y la explotación de los recursos naturales.

Aunque a partir de 1990 el ritmo con el que se empezaron a hacer las reformas tributarias en el país empezó a acelerarse. De hecho, solo desde el año 2000, en cuatro periodos presidenciales se han hecho 12 reformas, es decir, un promedio de una modificación cada año y medio.

En los últimos 20 años se han establecido impuestos como el gravamen a los movimientos financieros (4×1.000), el de patrimonio, se aumentó la tarifa del IVA a 19%, entre otros. Y, a pesar de ello, el recaudo en Colombia como porcentaje del PIB sólo alcanza 19,3%, un nivel que es inferior según los expertos internacionales FMI, al recaudo promedio de los países que lo componen la OCDE (33,8%) de la cual hace parte Colombia desde 2018.

Otra gran reforma en esta década, aparece con el acto legislativo 01 del 2005 que sustenta la reforma tributaria 1111 de 2006,  modifica el pago de las horas extras de los colombianos reduciéndolo de 3 a 2 el valor de los dominicales y las horas  nocturnas después de las 8:00 p.m.; el sol se corrió  para los colombianos, acaba con la mesada 14 para los futuros pensionados, y a partir de la fecha. El Impuesto al Valor Agregado sube  del 10 al 19%.

En el  2017 crean el Holding financiero y que con la ley 010 de 2021 que se está  tramitando actualmente en el senado reforman la ley 100 y dan la estocada final a los regímenes especiales incluyendo el de la policía, las fuerzas militares y los maestros. No sin antes a través de la expedición del decreto 1174 de 2020, bajo la figura de vinculados obligatorios y voluntarios permitir el trabajo por prestación de servicios por horas inferiores a un salario mínimo legal vigente.

Ni que hablar de la actual reforma tributaria, que si bien es cierto que desde hace años el estado colombiano necesita una reforma estructural para estabilizar la economía, los mecanismos sugeridos por el  Fondo Monetario Internacional FMI y la Organización para la cooperación y el desarrollo económico OCDE,  no son precisamente los más apropiados para nuestro tipo de economía basada en la producción extractiva, agrícola y nada industrializada.

Solo queda felicitar a la juventud  colombiana a los camioneros, maestros y a todos los que han salido a la calle a manifestar su inconformismo y en especial al Movimiento estudiantil y la Minga Indígena, que durante los últimos días son los  que ha puesto el pecho y los muertos, exponiendo su vida no solo con el coronavirus, sino con las fuerzas negras del estado.

Estamos en un momento crucial e histórico, es el instante de  dejar de creer en los cuentos de pinocho y de la pobre viejecita, “sin nadita que comer” pues para este estado corrupto los recursos nunca van a alcanzar, es el momento de juntarnos todos y detener la arremetida del gobierno nacional y promover una reforma estructural y un nuevo estado que satisfaga las verdaderas necesidades de todos los colombianos.

Referentes Bibliográficos

González  Francisco y Calderon Valentina (2020). Las reformas tributarias en

Colombia durante el siglo XX (II) Tomado de https://acortar.link/OhlGK

Salazar Sierra Carolina (2021), Colombia ha hecho más de 50 reformas tributarias

Tomado de https://acortar.link/tC3eo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.