Los maestros no han confinado ni sus mentes, ni sus corazones…

Cuando se apaga la vida…
9 de julio de 2021
5 razones para ratificar las intenciones políticas del paro nacional
12 de julio de 2021

Los maestros no han confinado ni sus mentes, ni sus corazones…

Comité de Comunicaciones

En las actuales circunstancias de crisis nacional, de pandemia y de críticas por nuestro trabajo virtual, el maestro y su quehacer diario no impidió que la escuela se apagará. La llama del saber ha estado encendida, porque el aporte de la docencia va más de cuatro paredes, un tablero y 40 pupitres. La voz del maestro viaja en el tiempo y genera impacto en la mente y el corazón de quienes han compartido la vida escolar.

Hoy desde nuestra cooperativa, queremos saludar a esos maestros que se han mantenido de pie, que además de su saber, llevan a sus estudiantes, su corazón y sus ganas de cambiar el mundo. En medio de sus clases remotas, de sus equipos, líos de conectividad y búsqueda de niños y familias, esos son los héroes en medio del mundo virtual que nos tocó.

A todos esos maestros y maestras, hoy hacemos extensivo un abrazo y saludo solidario, porque su llama no se ha apagado, podemos decir que su sabiduría ha atravesado uno de los momentos más duros de la historia reciente de Colombia y el mundo, con una pandemia que no esperábamos y que mucho menos creíamos que iba a cambiar nuestras vidas.

A todos esos profes, como nos llaman nuestros estudiantes, un saludo en la distancia. Maestros que entre sus libros, computadores y líos de conectividad, no han dejado que la escuela termine su jornada. Hoy desde estas líneas, valoramos más que nunca el quehacer docente. Por esto y por muchas más razones, a las maestras y maestros les decimos:

Mi maestra de matemáticas, me enseñó los números pero además me dio confianza para superar los retos. A todos los maestros una dedicatoria especial.
Mi maestro de literatura, me llevó de la mano por las letras y la fantasía de las novelas y cuentos.
Mi maestra de Ciencias sociales, me enseño historia para valorar la lucha de pueblos
Mi maestro de Educación física, me enseñó el valor de mi cuerpo y la importancia del deporte para mi calidad de vida
Mi maestra de Biología, me llevó a un viaje por la tierra y por el mundo de los animales que habitan este planeta azul
Mi maestro de química, convirtió la ciencia y los elementos de la naturaleza en un mundo por explorar, me dijo que yo era un gran científico.
Mi maestra de inglés, aprendí a saludar, los colores, a contar y expresar lo que siento con el idioma extranjero.
Mi maestra de primaria, tomó mi mano para enseñarme las primeras letras, además hizo cálido ese segundo hogar que fue mi escuela.
Mi maestro de Filosofía, nos llevó por el túnel del tiempo para comprender las ideas y la importancia de conocer la filosofía de la vida.
Mi maestra de Tecnología, me generó curiosidad, ganas de inventar y valorar el aporte de la ciencia.

Y cerramos nuestro agradecimiento a esos maestros virtuales, que detrás de una fría pantalla son docentes de carne y hueso. Maestros que les duele la vida, porque para ellos está pandemia no ha sido indiferente, por el contrario; han hecho parte de una tragedia mundial que genera zozobra por donde pasa. A esos maestros y maestras que desde el comedor, la biblioteca o un rincón de su casa han estado ahí, nuestro reconocimiento y admiración por que han dejado una huella muy alta: “los profesores son héroes también, han mantenido la llama de la escuela, más allá de las fronteras, el tiempo y una pandemia que cambió el rumbo del mundo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *