María Rojas Tejada: ejemplo de la presencia y el liderazgo de las mujeres en la historia del magisterio colombiano

¿Cómo luchar en tiempos complejos?
23 de agosto de 2021
Inmersión de Cootradecun en la comunicación digital
23 de agosto de 2021

María Rojas Tejada: ejemplo de la presencia y el liderazgo de las mujeres en la historia del magisterio colombiano

Sonia Liliana Vivas Piñeros[1]

Docente en la sede rural D Torca del Colegio Nuevo Horizonte IED

Históricamente, es tendencia reconocer que una parte mayoritaria del magisterio colombiano está conformado por mujeres; pero, los registros históricos no evidencian esta realidad. La historia de María Rojas Tejada es bien ilustrativa al respecto; nació en Concepción, Antioquia, en 1877 y falleció en Cali, en 1967. Graduada como profesora con Diploma de Maestra Superior fue pionera en la implementación del método Montessori en la educación colombiana. Teniendo en cuenta el contexto histórico que vivió, se resalta el ímpetu puesto en los escritos que se conocen de su autoría, donde integraba a las reflexiones educativas la necesidad de apostar por la participación política de las mujeres a través del voto y del acceso pleno a la alfabetización y formación profesional. El proyecto de la Escuela Nueva fue posible en Colombia, en gran parte gracias a los aportes y al trabajo de María Rojas Tejada, cosa que no es ampliamente difundida por los registros históricos sobre el tema.

Consideraba que la cultura iba de la mano con el aprendizaje; en ese sentido, asumía que la enseñanza debía contar con un carácter integral, donde todas las esferas del saber y del conocimiento tuvieran el mismo nivel de importancia; por ello, hizo propuestas curriculares donde las matemáticas, el lenguaje o las ciencias estuvieran articuladas al arte y la formación corporal y espiritual. Pero, lo que más llama la atención de sus propuestas, está en el énfasis que se propuso trabajar a favor de las niñas, las jóvenes y las mujeres de la Colombia de la primera mitad del siglo XX, en particular, aquellas pertenecientes a las clases populares, con difícil acceso a la educación. De ahí que en 1914, fundara el Centro Cultural Femenino en Yarumal, Antioquia, que se hizo conocido por incentivar la idea de que la educación era el mecanismo más efectivo de autonomía y emancipación de las mujeres, porque facilitaba la articulación con el mundo laboral, más allá de los tradicionales trabajos del hogar, que nunca han tenido la remuneración merecida. Este Centro tuvo una existencia muy corta, ya que la presión de la sociedad conservadora de la época impidió que se siguiera consolidando. Fue así que buscó otros rumbos dentro del departamento de Antioquia, particularmente en la ciudad de Medellín, pero fue solamente en Pereira, donde continuó con su proyecto del Centro Cultural, esta vez, incluyendo en sus principios de acción la necesidad de que la enseñanza, en particular para las mujeres, fuera abierta y liberada del dogma religioso.

La vida y el legado de María Rojas Tejada no sólo debería tener mayos difusión en Colombia, sino en otros países donde vivió por algunos períodos de su vida: EEUU, Guatemala y Francia, contaron con sus valiosos aportes en diferentes centros educativos, no sólo en calidad de estudiante, sino también de profesora y directora. Quizá la posibilidad de conocer otras visiones de mundo, fue una de las motivaciones en su lucha por la transformación de la educación en Colombia, donde las mujeres tuvieran un lugar fundamental. Como pionera en la implementación del Método Montessori, defendió la libertad y el respeto como pilares de la educación y, pese que a su nombre no está inscrito en la larga lista de pedagogos que marcaron importantes cambios en la historia de la educación de este país, vale la pena acercarnos a su obra y reivindicar, hoy más que nunca, la necesidad de una educación donde las mujeres tengamos mayores reconocimientos, oportunidades y participación.

Referencias bibliográficas

 

Tras la “mujer moderna”: 1910-1930. Boletín Cultural y Bibliográfico. Banco de la República. Biblioteca Luis Ángel Arango, N.° 23, Bogotá, 1986.

[1] Licenciada en Ciencias Sociales UPN; Magíster en Desarrollo Educativo y Social CINDE-UPN; Docente en la sede rural D Torca del Colegio Nuevo Horizonte IED; Representante de FECODE en la Comisión Asesora para la Enseñanza de la Historia; integrante del Colectivo de Mujeres Malú; creadora y conductora del espacio de El Rincón de Apolonia; integrante del Equipo de trabajo docente y sindical Renovación Magisterial. Correo-e: rincondeapolonia@gmail.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *