¿Renace la esperanza o hay confianza en un mundo mejor?

Ganadores Celebración día del Maestro
19 de mayo de 2021
EL MAESTRO DEL SIGLO XXI: “Un oficio de guerreros”
22 de mayo de 2021

¿Renace la esperanza o hay confianza en un mundo mejor?

Mg. Roger Castro G.
I.E. Eduardo Santos
Soacha, Cundinamarca

Ya es habitual que se menosprecie y se desentienda el poder transformador de los jóvenes en nuestra sociedad, existe una cohorte perentoria de políticos colombianos que sin ningún disimulo o pudor alguno, demuestran su desprecio y resistencia al cambio que aclama las nuevas generaciones.
No es necesario entrar a realizar un profundo análisis del discurso, que nos lleve a Foucault, Derrida o Van Dijk, para entender los discursos de algunos senadores colombianos que desprecian y desconocen los avances en la educación y el despertar de las nuevas generaciones.

Crecí y me eduque en la época en la que Jaime Garzón, a través de sus programas humorísticos, llamaba a las juventudes contemporáneas a él, a educarnos políticamente y a formarnos como ciudadanos críticos y participativos, y sabemos el resultado y la suerte que tuvo este ilustre personaje al inspirarnos con frases como “‘Si ustedes los jóvenes no asumen la dirección de su propio país, nadie va a venir a salvarlo, ¡Nadie!’” (Universidad Autónoma de Occidente, 2019, 29m57s).

Mi generación convivió entre los ataques guerrilleros, los carros bomba de los carteles y la naturalización del accionar paramilitar, donde pensar diferente se estigmatiza, y con la caída del muro de Berlín y la continua perestroika se apabullaron los sueños de una sociedad política diferente o por lo menos más justa socialmente. Era un contexto siniestro y adverso para los jóvenes que queríamos un país diferente.

El mundo cambió y se hizo menos mesurado, a través del paso de las décadas, luego del cambio de milenio y de los acontecimientos históricos que evidenciaron potencias indefensas y crisis en el férreo e indestructible sistema capitalista; nuevos seres humanos están demostrando que renace la esperanza en un mundo ambientalmente sostenible, en ese sentido, podemos ver el caso del joven colombiano Francisco Vera proveniente de Villeta o de Greta Thunberg, ​ la activista medioambiental sueca, que ante el pleno de la asamblea de la ONU exigió un cambio para su generación y las venideras.

En la esfera local, no sobra mencionar que algunas de las marchas, con mayor aceptación pública y respaldo en Colombia, han sido lideradas por jóvenes estudiantes, que han logrado una gran movilización e integración de instituciones de educación superior privadas y públicas , es el momento de que los jóvenes despierten ante muchas decisiones políticas y, en consecuencia, de la dirección de su propio país; sin embargo, negar la posición que están asumiendo los jóvenes es un exabrupto pretencioso.

En este punto, es importante señalar que los docentes se ven restringidos en su libertad de cátedra cuando buscan formar jóvenes con un criterio autónomo y sin velos ideológicos; recordemos el caso de la docente de Cali que, intentando vislumbrar las problemáticas sociales actuales del país, se vio estigmatizada por un taller sobre los “falsos positivos”, es decir, ¿De cuándo acá la educación está al servicio de la política y no al revés?, ¿en qué momento describir la historia colombiana solo debe ser resaltando patriotismo y heroísmo, únicamente los triunfos criollos en contra de los chapetones, y no teniendo en cuenta el momento histórico en el que vivimos?, de allí surge otra inquietud ¿la educación en ciencias sociales e historia debe ocultar la realidad de personajes vivos y negar las problemáticas sociales que vivimos?

Recordemos el dicho popular que dice “quien no conoce la historia está condenado a repetirla” y es ahí donde logramos reconocer el papel de la educación y su enérgica contribución a la construcción del pensamiento de los jóvenes que han logrado grandes cambios y reivindicaciones en derechos; basta con hablar del “Cordobazo” estudiantil a principios de siglo en Argentina o de mayo del 68 en Francia, para conocer el poder de convocatoria y de decisión que puede tener esta población que sabe que el futuro es de ellos y para ellos, por lo anterior, es claro que el ejercicio de la historia es evidenciar las problemáticas sociales, por lo cual, debe ser activo y dinámico.

Luego de esto, hay que decir que, aunque la juventud acusa varias crisis sociales sin respondiente alguno, también se evidencian nuevas formas de ver el mundo, jóvenes preocupados por el futuro y en contra de las creencias de las clases dirigentes, interesados y luchadores en contra de las desigualdades sociales, las injusticias, la inequidad y la crisis climática.

Por último, se debe expresar que la tarea de los docentes como actores sociales es fomentar esa creatividad, esa energía y ese despertar en los jóvenes, con el fin de lograr ciudadanos críticos, participativos y socialmente responsables; está en nosotros quedarnos como el viejo Baltazar, de aquel cuento “Al Pueblo Nunca le Toca” (Becerra, 1988), que murió esperando el día en que nuestro país fuera verdaderamente justo, o asumir que sean las nuevas generaciones las que superen los conflictos y las radicalizaciones políticas, las que logren superar el sesgo ideologizante y segregador que nos ha llevado a ser el país, con la penosa cifra del segundo más desigual de América latina, con un conflicto que parece no acabar jamás. Finalmente, es necesario retomar que existe la confianza en un mundo mejor, como se señala al principio de este texto, y de allí la importancia de la triada estudiantes- maestros-sociedad.

Tengamos presentes las palabras de Héctor Abad Faciolince “Porque no es matando guerrilleros, o policías, o soldados, como parecen creer algunos, como vamos a salvar a Colombia. Es matando el hambre, la pobreza, la ignorancia, el fanatismo político o ideológico, como se puede mejorar este país” (Faciolince, 2012, p. 192).

Referencias
Becerra, Á. S. (1988). Al pueblo nunca le toca. Tercer Mundo Editores.
Faciolince, H. A. (2012). El Olvido que Seremos. Editorial Planeta.
Universidad Autónoma de Occidente. (19 de agosto de 2019). Jaime Garzón en la UAO, “La universidad es la mejor etapa de la vida” [Archivo de Video]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=fxpBytf1ZOM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *