SE JODIO ESTE PAIS.

El próximo lunes 9 de abril, se cumplen setenta años del asesinato del líder liberal Jorge Eliecer Gaitán. Esa muerte como la de muchos líderes en este país, quedo en la impunidad a pesar de que el autor material-Juan Roa sierra- fue aprendido y posteriormente asesinado por la muchedumbre enardecida. Cuando digo que quedó en la impunidad me refiero que nunca se puso quien dio la orden para asesinarlo, unos dicen que fue el partido conservador, otros que la CIA y otros aseguran que fue la oligarquía del mismo partido liberal. Lo cierto es que, a partir de esta fecha, se jodio el país, pues como el mismo lo manifestó “Ninguna mano del pueblo se levantará contra mí y la oligarquía no me mata, porque sabe que si lo hace el país se vuelca y las aguas demorarán cincuenta años en regresar a su nivel normal.” Y llevamos 70 años desde su muerte y las aguas no se calman.

¿En qué momento se jodió Colombia? sostiene Plinio Apuleyo Mendoza, en el libro que lleva el mismo título, del cual, hago apología para este editorial. Este proceso de descomposición social, inicio cuando fue asesinado en Bogotá, Jorge Eliécer Gaitán-dice Apuleyo Mendoza. En su concepto, esa fue la mecha que encendió la llama de todo lo malo que le pasa a Colombia en materia de intolerancia en lo más reciente de nuestra historia.

La violencia en Colombia viene desde atrás. Se podría decir que desde los tiempos de la independencia. Antes de que el país viviera la Guerra de los Mil Días (1899-1902), el territorio nacional fue sacudido por conflictos internos. Las guerras que se registraron en 1863 y en 1876, declara inspiración partidista, llenaron de sangre una etapa de nuestra historia. Cuando Aquileo Parra, como presidente, tomó medidas anticlericales, se desató un enfrentamiento en el que la iglesia se unió a los rebeldes para tratar de recuperar sus privilegios. Colombia empezó a joderse desde esos primeros enfrentamientos armados. Los crímenes que en esas épocas se cometieron muestran un país que no había alcanzado la convivencia pacífica.

Colombia se jodió desde que los dos partidos políticos liberal y conservador, desataron esa violencia, entre los años 1947 y 1953, que dejó más de 300.000 muertos. Luego vino la hegemonía del Frente Nacional donde se garantizó la repartición del poder, sin más participación si no de estos dos partidos políticos. En la década del sesenta del pasado siglo, surgieron los grupos guerrilleros que, durante 50 años también desestabilizaron el país. En la década del ochenta, surgen la violencia generada por las mafias del narcotráfico, otro ingrediente para que Colombia se jodiera. El paramilitarismo se fortaleció en el país por el apoyo económico de los narcotraficantes. Los métodos de tortura puestos en práctica por estos criminales superaron, por su crueldad, los utilizados por los movimientos insurgentes. Los asesinatos selectivos y las masacres indiscriminadas sembraron terror en los colombianos. Los vínculos de la clase política con estos delincuentes, la apropiación de la tierra por la fuerza de las armas, el reclutamiento de menores de edad para involucrarlos en el conflicto fueron los causantes de esta descomposición social que está arrasando con los valores mes elementales de la sociedad. Colombia se jodió como consecuencia del ansia desmedida de poder. Y, además, porque unos colombianos insensatos cambiaron su proyecto de vida y, antes que dedicarse a coadyuvar en la construcción de un país modelo en comportamiento social, se dedicaron a actividades que convirtieron a Colombia en una de las naciones más violentas de América Latina. Si comparamos con lo que hoy pasa y lo que en el pasado causo violencia y desigualdad social, no hemos avanzado, seguimos eligiendo a los corruptos, a los guerreristas, a quienes, haciendo el uso del poder, aprueban leyes que van en contravía de lo social. Pensemos a quien elegimos o seguiremos con la premisa que este país se jodio.

Carlos Arturo Rico Godoy.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *