Soñemos y rescatemos la naturaleza

El sector de la salud en Colombia se exalta, por el respeto y cumplimiento de sus derechos
4 de octubre de 2021
Lo que no sabemos de Bogotá
4 de octubre de 2021

Soñemos y rescatemos la naturaleza

La pandemia nos encerró, pero a su vez le dio un respiro a la vida…

Jorge Ontibón

Comité de Comunicaciones

COOTRADECUN

 

Cierra los ojos y ubícate en un espacio natural que te llame la atención, porque hoy estás invitado a recordar lo hermoso que resulta disfrutar un día de campo, donde logras percibir los sonidos de la fauna y el colorido de la flora… y a la vez, sale de cada cual un grito de auxilio y la necesidad de proclamar a los cuatro vientos y en contra de la marea, la exclamación profunda: “cuidemos nuestra naturaleza, protejámosla”. Luchamos entonces, para permitir que estos sonidos característicos no se pierdan.

Para ello, se requiere relacionar esta temática con todos los cuidados que implica el protegernos de la pandemia, ya que este virus se ha convertido de una manera directa en la estrategia ideal para silenciar ese abuso que se tenía contra la naturaleza. La cuarentena permitió que los campos volvieran a respirar y volvimos nuevamente a percibir estos sonidos perdidos por la contaminación y el ruido.

Por las anteriores y muchas más razones, estamos invitados a recordar los cuidados de la bioseguridad, aquellos que nos trajo la historia reciente de pandemia. El primer elemento es: el distanciamiento, que implica evitar las aglomeraciones, evitar los bullicios, evitar los grupos que atafaguen el verde y el sonido natural, el aseo personal, las prácticas de limpieza al llegar de la calle y otras más.

El deporte se convierte en una excelente elección para complementar una alimentación sana y un puente ideal para valorar el aire limpio, para que nuestro cuerpo se nutra y se llene de vitalidad. De igual forma, el lavado de manos se convierte en una estrategia ideal para disminuir el contagio y la proliferación de gérmenes, bacterias, virus y demás patógenos que existen en el ambiente y atentan contra nuestra salud. Definitivamente, hábitos que ya  existían, pero que hoy y por la misma circunstancia salubre, llegaron para quedarse.

Todos entonces, tenemos una relación con el planeta y los seres que lo habitan, nuestro actuar y nuestra cultura debe cimentarse no solo en el cuidado de la especie humana, sino en la preservación de todos los seres vivos que lo habitan y que se relacionan en los  ecosistemas, pues, desde los seres más pequeños microscópicos como los virus, están relacionados y viven en equilibrio con los seres más grandes y más evolucionados, por lo que es imprescindible el rescate de todos los ecosistemas, desde las labores más sencillas como la siembra de árboles, protección del agua y manejo de residuos, además de las campañas continuas que irradien el sentimiento de cuidado de nuestra niñez y juventud, en quienes se debe interiorizar la protección de nuestra naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *